Ver

Contenido Principal

El grupo de jotas “Los Arrieros” retoma la actividad y comienza la preparación de nuevos proyectos tras el parón del coronavirus

Esta vuelta a la actividad se hace bajo las más estrictas medidas de seguridad frente al Covid-19. Para ello, los ensayos se realizan al aire libre en las instalaciones del Salón Ovino

Imagen

Mantener viva la llama de la tradición folclórica, velar porque no se pierdan las raíces populares que se han mantenido de generación en generación y dar a conocer las tradiciones musicales de la localidad y de la región, son algunos de los objetivos del grupo folclórico “Los Arrieros”, que días atrás retomaba sus ensayos tras el parón durante el estado de alarma, y que ahora añade un objetivo más como es el de “promover el encuentro del grupo y compartir nuevas experiencias adaptadas a la realidad social que vivimos”.

Piedad Roso e Isabel Gallardo, monitoras de los grupos de jotas pequeño y mediano, y a la vez integrantes del grupo de mayores, destacan que la decisión de iniciar los ensayos “ha sido tomada teniendo en cuenta la opinión de madres y padres de los 40 integrantes de los grupos más pequeños”.

Sobre los cambios que se han debido de introducir en la manera de trabajar los ensayos, las monitoras explican que, “las coreografías tradicionales han sido adaptada para evitar el contacto entre bailarinas y bailarines y mantener así la mayor distancia posible entre ellos y ellas. La mascarilla, también en los ensayos de folclore local, se ha incorporado como un elemento necesario. Una nueva experiencia para el grupo de niñas y niños que pertenecen al grupo local de folclore y que marca también el proceso de adaptación a la nueva normalidad”. Concluyen Roso y Gallardo.